«Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.» Mateo 4:4

biblia-1024x768

Lección 01 – Encontrarle sentido a la historia: Zorobabel y Esdras

En los escritos de Jeremías, Dios había prometido que su pueblo volvería a su tierra después de setenta años de exilio en Babilonia. El rey Ciro fue el instrumento de Dios para permitir este retorno. Ungido por Dios (Isa. 45:1), Ciro emitió un decreto alrededor del año 538 a.C., por el que liberaba al pueblo de Dios para que regresara a su país y reconstruyera el Templo. Fue Dios (no Ciro) quien dijo acerca de Jerusalén: “Serás edificada; y al templo: Serás fundado” (Isa. 44:28). Dios era el garante de que Jerusalén sería reconstruida, y tocó el corazón de Ciro a fin de que les concediera permiso para construir el Templo. Además, siempre es alentador ver al pueblo de Dios responder positiva- mente a las iniciativas del Señor.

Compartir esto